Cinco policías al banquillo de acusados: el lunes empieza el juicio por torturas sin Cristian Ibazeta

En febrero del 2009, los policías Rosas, Bernardelli, González, Catalán y Castillo torturaron a tres internos dentro de la U11, entre los que se encontraba Cristian Ibazeta. Faltaba poco para que comenzara el debate por las torturas del 2004. Era un castigo por la denuncia de otros castigos, unos tres años antes de que finalmente asesinaran a Cristian. Ya habían transcurrido seis años de que nos prohibieran el paso por la puerta contra la que tanto luchamos. Aun no la podemos cruzar.

Mucho se discute en los estrados judiciales acerca de los alcances del término tortura. Pero son sólo los relatos de quienes la padecen diariamente los que pueden dar cuenta de lo que la tortura realmente es: “me colocan una bolsa de nylon y comienzan a propinarme golpes de puño, patadas y con un palo” “me colocaron contra la pared y me golpearon con un elemento que no puedo describir, pero era duro, en lado derecho de la cara” “me tiraron al piso boca abajo y me patearon la espalda y las piernas”.

Uno de los principales denunciantes de estos hechos fue Cristian Ibazeta. Aquel 22 de febrero de 2009, 5 policías ingresaron en la celda en la que Cristian se encontraba: Lo hicieron poner de pie contra la pared, le efectuaron un cacheo, le hicieron sacar la ropa y lo esposaron. Luego uno de los policías ordenó a los demás que lo golpearan. Efectivamente lo golpearon, lo sacaron al pasillo, le colocaron una bolsa de nylon en cabeza produciendo asfixia, y mientras Cristian se encontraba tirado en el piso con la bolsa puesta en su cabeza, los policías intensificaron la agresión con patadas y bastones. Cristian denunció e identificó a los 5 policías que lo agredieron. Y es a raíz de esta denuncia que estamos a días del comienzo de un nuevo juicio por torturas en la ciudad de Neuquén. Pero Cristian no va a estar presente es este nuevo juicio para prestar su declaración (como lo hizo en el 2010).

A Cristian lo mataron para acallarlo y se pretendía que con esa muerte su testimonio quedara silenciado. ¿Quiénes lo acallaron? La policía, que actúa corporativamente en su propia defensa, o quizás alguno de los imputados en esta causa, que a pesar de estar denunciados e imputados y procesados por un delito cometido en sus funciones, siguieron prestando servicios en la Unidad de Detención nº 11.

La propia defensa de los policías imputados quiso que la declaración de Cristian no fuera escuchada durante el juicio, pero seguimos insistiendo en su incorporación, hasta que finalmente fue admitida.

Estamos convencidxs que hacer justicia por Cristian es impulsar esta causa, es denunciar la impunidad incesante otorgada hacia estas prácticas, es exigir que los organismos de derechos humanos puedan ingresar a inspeccionar todas las unidades de detención. Y pese a las dilaciones, pese a la falta de acusación fiscal, pese al desgaste generado por la propia burocracia judicial que no investiga hechos de torturas, estamos dispuestos a seguir con la lucha que Cristian inició desde adentro de la cárcel.

En la primera causa por torturas, cuando logramos llevar a juicio a 27 policías, 21 fueron sobreseídos y solo seis condenados, de los cuales únicamente dos fueron sentenciados a cumplir penas de prisión. Esos hechos ocurrieron en el año 2004 y todavía no se hicieron efectivas las penas.

El juicio por las torturas de 2009 comenzará este lunes 20 a las 8:30 en Irigoyen 177 de Neuquén. Invitamos a todas las organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales a acompañarnos.

Por la dignidad de todas las personas privadas de su libertad. Por la memoria de Cristian Ibazeta y en honor a su incansable lucha.

Zainuco, en las calles y en las cárceles

cartel juicio1-01 (1)

TORTURAS EN COMISARÍA EN RÍO NEGRO: EL PODER JUDICIAL PONE TRABAS EN LA INVESTIGACIÓN NEGANDO LA CONSTITUCIÓN EN QUERELLANTE DE ZAINUCO

policia torturandoHace varios meses el Poder Judicial de la Provincia de Río Negro viene privando a la organización ZAINUCO de constituirse como querellante en una causa por torturas, contra personal policial de la Comisaría 21 de la Ciudad de General Roca, desconociendo la normativa internacional en materia de derechos humanos.

Este martes 23 de Junio se dará lugar a una audiencia de apelación en la Cámara Criminal Tercera de la Ciudad de General Roca, exigiendo el impulso de la investigación en la causa y la aceptación del pedido de constitución en querellante de ZAINUCO.

A continuación brindamos información sobre los hechos que motivan nuestra petición de constitución en querellantes, para poder dar cuenta de la gravedad de la situación.

LOS HECHOS

El día 28 de Noviembre de 2014, tras una manifestación realizada en la Ciudad Judicial de la ciudad de Gral. Roca (de la cual no resultaron personas detenidas in situ)  24 personas fueron detenidas a un par de cuadras del lugar. Las personas detenidas son familiares y amigos de Pablo Vera, asesinado en septiembre del 2014 por un efectivo de la Com. 3, indentificado como Jorge Villegas.

Al momento de la detención los efectivos policiales comenzaron a disparar con balas de gomas a los manifestantes, a corta distancia de ellos, resultando heridas varias personas, entre ellos niños de 13 y 15 años quienes fueron detenidos junto al resto de los manifestantes. En la detención, los efectivos policiales golpearon, patearon y arrastraron a jóvenes, mujeres, niños y niñas, así como a una mujer embarazada de ocho meses a quien golpearon en la espalda y vientre.

Todas las personas detenidas fueron llevadas a la comisaría Nº 21 de la ciudad. Los fueron ingresando a las celdas y efectivos policiales comenzaron a golpear a los detenidos uno por uno delante de una de las detenidas, quien fue apartada del resto de las mujeres y alojada sola. Desde el lugar donde estaba alojada podía observar los golpes a sus compañeros, entre los que se encontraba su hijo, un niño de 13 años, quien fue brutalmente golpeado. Ante la menor observación por parte de dicha persona acerca de ese accionar, dos policías le procedieron a propinar una golpiza corporal y agresión verbal indiscriminada, directamente relacionada con su carácter de manifestante y denunciante del accionar policial. Dichos golpes fueron efectuados mediante puñetazos, cachetadas y algunas patadas, en particular en la zona de los ovarios.

No caben dudas que los golpes les fueron impartidos a modo de represalia, toda vez que momentos antes habían protagonizado una serie de reclamos en denuncia al personal policial. Es decir, que tuvieron un inequívoco carácter intencional, dirigidos a la consecución de la finalidad que efectivamente consumaron.

No es menor el hecho de que a medida que los golpes iban siendo impartidos, se agredía de forma verbal a los detenidos, a través de frases como las siguientes: “Te vas a dejar de joder” “No te van a dar más ganas de seguir”

Todos estos actos, en virtud de su naturaleza, ensañamiento y duración, trajeron aparejados la producción de las heridas ya constatadas por un médico forense, así como la producción de un sufrimiento gravísimo para sus destinatarios.

 

En momento de ser denunciados estos hechos (el mismo día de la detención), tanto el Fiscal de turno Luciano Garrido como el juez de turno Maximiliano Camarda hicieron caso omiso a la situación, alegando el primero “no poder avocarse a esta denuncia por estar muy ocupado investigando los daños al poder judicial”.

 La CONSTITUCIÓN EN QUERELLANTES Y LAS DILACIONES

Ante los hechos claros de torturas cometidos por personal de la Comisaría 21, la inacción de funcionarios judiciales y el carácter de las víctimas (manifestantes y denunciantes del accionar policial en la ciudad) desde Zainuco presentamos un pedido de constitución en querellante a los efectos de poder intervenir y dar impulso a la investigación de estos hechos y poder lograr una condena para los policías involucrados.

La querella se interpuso el 30 de diciembre de 2014, solicitándose en ese mismo escrito que se habilite la feria judicial para poder producir medidas de pruebas urgentes.

Pero no sólo no se habilitó la feria judicial, sino que a partir de ese momento comenzaron a darse una serie de dilaciones por parte de los funcionarios intervinientes que ponen de manifiesto la complicidad judicial frente a hechos de torturas cometidos por personal policial.  La primera traba para la constitución en querellante la puso el Juez Juan Pablo Chirinos (subrogante de la causa), quien con un formalismo excesivo solicitó que un organismo de derechos humanos con personería jurídica para litigar presente un poder especial para poder hacerlo (considerando que no alcanzaba con la representación de las autoridades de la asociación)

Meses más tarde el juez Rubén Norry volvió a poner una nueva valla: Consideró que Zainuco no podía querellar por no tener sede en Rio Negro y por tener personería jurídica otorgada en la Provincia de Neuquen. Lo cual es totalmente absurdo ya que Zainuco ya ha litigado en esta provincia y nunca se cuestionó su legitimidad para hacerlo.

Al día de la fecha, 7 meses después de los hechos, la investigación no ha avanzado. Esto demuestra que la única manera de darle impulso a una causa de este tipo es  a través de una querella. Y este es el motivo por el cual se viene denegando. No se ha producido ninguna medida de prueba, no hay policías imputados, no se han pedido informes, no se ha instado la acción por parte de la Fiscalía.

Todo esto es reflejo de una tendencia muy consolidada en nuestros fiscales y jueces a evitar por todos los medios calificar cualquier acto cometido contra personas privadas de su libertad como configurativo de torturas. Muchas veces, y en el mejor de los casos, se recurre a la figura de severidades, vejaciones y apremios ilegales.

Se advierte de forma latente que la tortura tuvo como objetivo castigar actitudes desacostumbradamente poco sumisas de la víctima, vinculadas directamente a las constantes denuncias que estas personas que fueron detenidas venían realizando en contra de la institución policial en los últimos meses.

LEGITIMACION DE ZAINUCO:

La legitimación de nuestra organización se fundamenta en el Art. 43 de la Constitución Nacional y la Declaración Americana sobre Derechos Humanos y en importante jurisprudencia, que debería ser reconocida por los jueces, que garantiza que organismos no gubernamentales sean admitidos como querellantes en causas en que se investigan hechos de tortura o crímenes de lesa humanidad.

Como tales, estos crímenes afectan no sólo a las víctimas directas y concretas, sino también al conjunto de la colectividad habilitando por tal motivo a las distintas organizaciones no gubernamentales, que tengan por objeto proteger tales derechos, a promover acciones de distinto tipo en resguardo de un interés colectivo. Tal es la finalidad de Zainuco.

Consideramos que la intervención Organismos de Derechos Humanos en este tipo de causas, se convierte en el único medio para garantizar la debida consideración de los intereses de la víctima.

Denunciamos al Poder Judicial de Río Negro, que frente a hechos de torturas, no sólo paraliza la investigación y desampara a las víctimas, sino que además priva a un organismo de derechos humanos con la experiencia necesaria en la materia de poder constituirse en querellante y poder impulsar la investigación Judicial. La Responsabilidad del Estado está comprometida internacionalmente frente a este tipo de situaciones, por lo que seguiremos exigiendo que se garantice nuestra participación como querellantes en el proceso y el impulso de la investigación y condena a los policías involucrados.

Invitamos a las organizaciones sociales, partidos políticos y a la comunidad que nos acompañe este martes 23 de Junio a las 10 horas, a la audiencia de apelación en la Cámara Criminar Tercera de la Ciudad de General Roca, exigiendo el impulso de la investigación en la causa y la aceptación del pedido de constitución en querellante de ZAINUCO.

BASTA DE IMPUNIDAD JUDICIAL A POLICIAS TORTURADORES

ZAINUCO

cartel-03

A TRES AÑOS DE SU ASESINATO: CRISTIAN IBAZETA PRESENTE!

Desde el 2012, cada 24 de Mayo, sentimos la necesidad de hacer conocer la historia de Cristian, una historia de resistencia y de impunidad.560487_250048815094879_188925376_n

Cristian era un luchador dentro de las cárceles: ante cada abuso, cada golpe, hacia él o sus compañeros, Cristian iba a mostrar su fuerza y su resistencia. Así fue que realizó 7 denuncias penales en los tribunales neuquinos por abusos y malos tratos, sabiendo que se perderían en el espeso fango de la burocracia judicial. Todas estas denuncias le costaban numerosos traslados, golpes, torturas, amenazas, y hasta su asesinato.

El lunes 21 de mayo del 2012, Cristian nos contó y denunció una nueva provocación de la policía: ese día la requisa le había roto el par de zapatillas nuevas que le había regalado su madre. Dijo que lo estaban provocando para que reaccionara y hacerle otra causa que impidiera su salida de la cárcel. Cerca de la medianoche de ese mismo día, Cristian entraba en terapia intensiva del Hospital Castro Rendon con 24 puñaladas visibles, doble neumotórax, una herida que atraviesa su cerebro producida desde detrás de la oreja izquierda hacia arriba, lo que hizo imposible que sobreviva. Ya había perdido mucha sangre y su estado era crítico. Pese a todo, sobrevivió casi 3 días, y murió el Jueves 24 de Mayo por la tarde.

Desde un primer momento, desde Zainuco, entendimos que el asesinato de Cristian fue una represalia a estas incesantes denuncias contra la policía. Policía que lo torturó en el 2004, a la que denunció en ese momento y contra la que fue testigo en el juicio contra 27 policías torturadores en el año 2010.

Una de las tantas denuncias que Cristian realizó, tiene hoy 5 policías imputados, y este año llegará a Juicio. Zainuco, como organismo de derechos humanos, se constituyó en querellante en esa causa luego de la muerte de Cristian. Justamente porque entendimos que hacer justicia por Cristian era continuar denunciando lo que pasa en las cárceles. Pero también porque no descartamos la vinculación entre esta causa y el propio asesinato de Cristian.

Esta causa surge a partir de una denuncia por hechos que sucedieron el 22 de febrero de 2009, cuando 5 policías ingresaron en la celda Nº 8 del pabellón Nº 6 en la que se encontraba Cristian: Uno de los policías le pidió que se ponga de pie contra la pared, le efectuó un cacheo, le hicieron sacar la ropa y lo esposaron. Luego otro de los policías ordenó a los demás que golpearan a Cristian. Lo golpearon, lo sacaron al pasillo, le colocaron una bolsa de nylon en cabeza produciendo asfixia, y mientras Cristian se encontraba tirado en el piso con la bolsa puesta en su cabeza, los policías intensificaron la agresión con patadas y bastones. En su momento Cristian denunció e identificó a los 5 policías que lo agredieron. Y este año debería ser uno de los principales testigos de este hecho de torturas, como lo fue en el 2010.

Estamos próximos a comenzar un nuevo juicio por torturas en Neuquén, pero Cristian no va a estar presente para prestar su declaración. Lo acallaron. ¿Quiénes? La policía, que actúa corporativamente en su propia defensa, o quizás los propios imputados que a pesar de estar denunciados e imputados por un delito cometido en sus funciones, siguieron prestando servicios en la Unidad de Detención nº 11. CRISTIAN ES OTRO TESTIGO CONTRA POLICIAS ASESINADO EN LA CIUDAD DE NEUQUEN, en este caso en su propia celda, en la Unidad de Detención nº 11.

Hacer justicia por Cristian es impulsar esta causa, es denunciar que la dictadura sigue en las cárceles, es exigir que los organismos de derechos humanos puedan ingresar a inspeccionar todas las unidades de detención. Y hoy, a tres años de su asesinato, estamos dispuestos a seguir con la lucha que Cristian inició desde adentro de la cárcel.

Este año vamos a recordar
a Cristian en una jornada cultural, con la participación de la murga La Marca Anarca, quienes presentarán su espectáculo “LA MURGA PRESA”, en el que abordan la temática carcelaria. Por que hablar de cárceles en Neuquén es hablar de Cristian Ibazeta, y así lo entendieron ellxs también.

Por eso invitamos a todxs a que nos acompañen en esta lucha por justicia por Cristian, y lo recordemos juntxs este Miércoles 27 de Mayo, a las 20 horas en el local de Sejun, en calles Rioja y Elordi, de la Ciudad de Neuquen.

cartel-03

CRISTIAN IBAZETA PRESENTE!

Zainuco, Mayo 2015

Taller de mapeo colectivo sobre violencia policial

El sábado 29 de noviembre a las 9 hs en la BIBLIOTECA ELIEL ARAGÓN (Gob. Asmar 1835 -B° MUDON)

MAPEO ZAINUCOA partir de las recurrentes manifestaciones de violencia y abuso policial sucedidas en los barrios neuquinos en el año 2014, desde Zainuco vemos la necesidad de generar un espacio de encuentro en el cual podamos socializar la información y experiencias cotidianas. Por esta razón invitamos a quienes tienen una inserción en los territorios, para la construcción de un diagnostico que visualice las problemáticas a fin de encontrar una solución colectiva y comunitaria.

Contamos con su participación

Para participar les solicitamos nos confimen por mail (zainuco gmail.com) los siguientes datos: Referentes, Organización y lugar de intervención.

Nuevamente un preso de la U11 recibe represalias luego de entrevistarse con Zainuco

Repudiamos esta práctica recurrente de manipulación por parte de la policía que impide cualquier reclamo para revertir las condiciones inhumanas de detención.

Los primeros días del mes, los detenidos de los pabellones 8 y 10 de la U11 de Neuquén, presentaron una nota a las autoridades del penal reclamando por la falta de luz y gas y por medidas para prevenir las inundaciones que con frecuencia tienen que soportar en su lugar de encierro. En el mismo escrito pidieron la presencia de elementos de higiene.
Uno de los internos era Jesús Álvarez, diabético insulino dependiente, quien solicitaba la prisión domiciliaria ya que, por su enfermedad, necesita habitar en un espacio aséptico para prevenir cualquier infección, además de garantizarse la atención médica y los insumos correspondientes. 
El lunes pasado, Álvarez se entrevistó con Zainuco preocupado por la indiferencia de la institución penitenciaria, ante lo cual nuestra organización sugirió la presentación de un habeas corpus para buscar una solución. No fue la primera vez ni el primer motivo por el que el joven nos llamó.
El martes, al día siguiente de haberlo entrevistado, nos enteramos que Álvarez fue apuñalado en la pierna por otro interno, conocido por su colaboración y estrecha vinculación con la policía.
No es novedoso este mecanismo de actuación policial para acallar a los presos; es más, se ha vuelto una práctica cotidiana para esconder la verdadera cara de quien genera el conflicto, puesto que es mucho más sencillo disfrazar este tipo de ataques como“pelea entre internos”, el término más elegido para disfrazar la tortura, llegando en la mencionada Unidad a casos letales como el asesinato de Cristian Ibazeta en 2012.
Desde Zainuco, denunciamos este accionar del personal policial de la U11 y los hacemos responsables por la salud de Álvarez y todos los internos allí alojados. También recordamos que no es casual que estas cosas sucedan al tiempo que continúan negándonos el ingreso a la cárcel, puesto que esta modalidad facilita el “marcado” de quienes solicitan nuestra ayuda.

EXIGIMOS EL INGRESO DE ZAINUCO A LA U11 PARA SU INSPECCIÓN

NI UN PIBX MENOS

unnamed

SUBMARINO SECO: UNA CONSTANTE AL INTERIOR DE LAS COMISARÍAS NEUQUINAS

Hace dos meses nos enteramos, a través de la publicación de fotos en los medios de comunicación, que menores detenidos en una Cárcel de San Luis habían sido torturados durante una requisa humillante, en la cual quedaron desnudos, arrodillados y con la cabeza contra el piso. 

Organismos de DD.HH alertamos en aquella oportunidad, como en tantas otras, que no se trataba de un hecho aislado, sino que la tortura es una práctica estructural y sistemática dentro de las cárceles de nuestro país. Y lo volvimos a confirmar esta semana, frente a nuevos hechos de tortura, esta vez en una comisaría de la Ciudad de Neuquén.

 

Todo empezó con una “operación rastrillo” ordenada en la última semana, que implicó mayor cantidad de patrullajes y más policías en los barrios populares de la ciudad de Neuquén. Decisiones que en el discurso político aparecen como formas de buscar delincuentes, de brindar seguridad a los “ciudadanos”, pero que no son más que acciones destinadas a controlar territorios. El sólo hecho de aparecer como “sospechoso” es suficiente para que un pibe se convierta en objeto de represión policial.

 

En medio de una de estas operaciones, efectivos de la Comisaría 18 ingresaron a la casa de una familia de Cuenca XV, buscando a un pibe de apenas 18 años, justificándose en que había robado una billetera. Sin pruebas, sin orden judicial, ingresaron violentamente y agarraron al joven.

Ante los intentos del padre de proteger a su hijo y exigir explicaciones ante el violento operativo, lo amenazaron con matarlos en caso de seguir “molestando”. Al pibe se lo llevaron, sin explicaciones, en medio de la madrugada.

 

Luego de la desesperada búsqueda de la familia durante el domingo y el lunes, sin que se les dé ningún tipo de información por parte del poder policial y judicial, se enteraron que el pibe se encontraba detenido en la Comisaría 18. La misma Comisaría de la que dependía Salas, asesino de Brian Hernández. Comisaría que agarra pibes todos los días, los golpea y los tortura, según los dichos del propio Willy Gutiérrez en aquel juicio.

Fue allí, a la Comisaría 18, donde fueron llevados todos los pibes detenidos como consecuencia del operativo “rastrillo”. Operación que fue el puntapié de una cadena de tormentos, ahora dentro de la Comisaría.

 

Los golpearon, los desnudaron, los hicieron salir desnudos afuera, les aplicaron submarino seco: precisamente a uno de los pibes, lo sacaron afuera, en el  medio de la madrugada y le pusieron una bolsa de nylon en su cabeza para generarle asfixia. Los torturaron. Como todos los días en todas las comisarías, cárceles provinciales y federales del País. Claro que esta vez no fue tapa de periódicos. Esta vez no se publicaron fotos, no escandalizó nadie. Pero la tortura sigue cometiéndose, y con conmoción o sin conmoción mediática, los responsables no son condenados, las causas son paralizadas, y la misma impunidad a los responsables sigue garantizando la reproducción de nuevos hechos de tortura.

 

Desde Zainuco denunciamos estos hechos y exigimos la intervención inmediata de la Justicia, que se traslade a los jóvenes detenidos en la Comisaría 18 y que se condene por el delito de torturas a los responsables. Seguimos exigiendo que se permita el ingreso de organismos de derechos humanos a todos los lugares de detención, verdaderos centros oficiales de torturas.

 

NI UN PIBE MENOS

 ZAINUCO, 08 de Agosto de 2014

 sanluis

Adhesiones por el ingreso de la Organizaciones a los lugares de detención

A todas las organizaciones políticas, sociales y de Derechos Humanos del país, solicitamos su  adhesión por este medio, a la presentación que realizamos desde Zainuco, el 21 de Mayo, a la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo del Congreso de la Nación que garantice a las Organizaciones No Gubernamentales las visitas a los lugares de detención en Neuquén.
Hace 11 años que los organismos de derechos humanos de Neuquén no podemos ingresar a monitorear el estado de las cárceles ni las condiciones de detención de las personas que se encuentran privadas de su libertad en la provincia.
Para que a las personas detenidas que se animan a alzar la voz contra el sistema de la crueldad no se las silencie o reprima con la tortura o la muerte, resulta imprescindible que Zainuco  y todas las organizaciones no gubernamentales que velan por la protección de los derechos de las personas privadas de su libertad INGRESEN Y VISITEN las cárceles.
Ante esta situación de incumplimiento del art. 41 de la Ley Nacional Nº 26.827 que contempla un sistema de protección de los derechos de las personas privadas de libertad, en concordancia con tratados internacionales de jerarquía constitucional, desde ZAINUCO solicitamos a la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo del Congreso de la Nación que garantice a las Organizaciones No Gubernamentales las visitas a los lugares de detención, hasta tanto se resuelva el procedimiento de selección establecido en el art. 18 de la Ley 26.827 para implementar el Comité Nacional para la Prevención de la Tortura.
En este sentido, expresamos que el ingreso a las cárceles y las visitas a los lugares de detención es un derecho operativo para las Organizaciones no Gubernamentales y, también, un derecho esencial de todas las personas detenidas -silenciadas en el sufrimiento y dolor- de que alguna organización supervise sus condiciones de detención y no se naturalicen las prácticas que atentan contra su dignidad.
Contamos con su apoyo en una causa que es derecho de todas las organizaciones y adjuntamos la presentación realizada para su apreciación.
Contacto: (0299)155185770 – (0299) 154021895.
Adhesiones: zainuco@gmail.com
unnamed